José De Gregorio

11 de Septiembre, 2020


«Lo que las Constituciones hacen es diseñar incentivos para que el sistema político tome decisiones; y si queda mal diseñado hay un riesgo de mal manejo económico», advierte José de Gregorio, decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. A su juicio es clave como se resuelve qué régimen político quiere darse el país, porque el armazón del sistema político es muy importante para definir la política fiscal y que en cualquier diseño institucional debería garantizarse la responsabilidad fiscal. «Porque lo que pasa en países con mucha disgregación política es que tienden a tener déficits fiscales elevados y ese no es el camino para tener una nación más próspera. Las decisiones fiscales deben beneficiar a la inmensa mayoría del país y no ser capturadas por los grupos que presionan más», asevera.

De Gregorio plantea que «lo peor es decirle al país que cambiando la Constitución vamos a resolver todos nuestros problemas», entre otras cosas porque la Constitución sólo da los márgenes para hacer las políticas pública que pueden resolverlos. También cree que sería un error terminar judicializando derechos y por ende políticas públicas.

Plantea que cuando el país tenga una nueva Constitución o una Constitución reformada debiera contar con un Estado más eficiente: «Debemos mejorarlo durante el proceso constituyente a fin de que esté más preparado para enfrentar la nueva institucionalidad».

Sobre la autonomía del Banco Central dice que es un principio base a mantener, lo que implica que no financie al fisco; que su prioridad siga siendo la política monetaria, la estabilidad de precios y de los medios de pagos. Existe bastante evidencia y argumentos para mantener esto».

Estos y otros temas aborda en la siguiente entrevista.