Vittorio Corbo

11 de Septiembre, 2020


«Cuando ya hay tantas cosas que no funcionan en Chile, para qué reformar lo que funciona», responde el expresidente del Banco Central Vittorio Corbo cuando se le pregunta si la autonomía del instituto emisor debiera revisarse en un eventual proceso de cambio de constitución. Argumenta que si bien esta institucionalidad autónoma «partió en el gobierno militar, el Banco Central se la ganó por la responsabilidad con que se ha manejado y hoy en uno de los mejor clasificados en el mundo. Nadie cuestiona su trabajo de 30 años». Postula que esta autonomía debe seguir estando consagrada en la Constitución.

Corbo dice que le preocupa que se empiece a pensar en que el BC debiera tener más objetivos: «Tiene la estabilidad de precios y del sistema financiero y para eso tiene los instrumentos. Yo prefiero un objetivo acotado. Para el desempleo o la pobreza hay un Poder Ejecutivo con ministerios».

Respecto a los derechos económicos, es partidario de que queden consagrados en la Constitución como una meta, pero que sea el sistema político a través de leyes quien defina las prestaciones: «Que no queden detallados en la Constitución para que después los jueces no empiecen a legislar».

También plantea que para que un Estado de Bienestar sea sustentable y eficiente debe ser consistente con los recursos que sea capaz de movilizar el país, con sus niveles de ingresos: «Muchos estados de bienestar han quebrado. En Grecia se aseguraban pensiones que no se podían pagar y el sistema terminó quebrado. Debemos tener más educación para los sectores más pobres; un sistema de previsión que tenga más elementos de solidaridad (…). Esas cosas hay que hacerlas, pero en forma responsable, gastando de acuerdo con los recursos que tengamos».

En cuanto al impacto del proceso constituyente en la economía dice que este dependerá de cómo se lleve a cabo: «Si es ordenado y la Constitución establece los lineamientos centrales y el resto se hace por leyes debería neutralizarse, pero va a haber incertidumbre hasta que no sepamos que trae. Si el proceso termina bien no hay duda de que será positivo para el país».

Estos y otros  temas aborda en la siguiente entrevista.