Fernando Atria

24 de Julio, 2020


«¿Es posible que haya una constitución de todos? Eso puede ser difícil de responder, pero si la pregunta es si es posible que haya una constitución que sea más de todos que la actual, indudablemente la respuesta es sí; y avanzaremos todo lo que podamos en esa dirección», asevera Fernando Atria, profesor asociado del Departamento de Ciencias del Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

Hace hincapié en que quienes están por un cambio de constitución no han planteado que esta será la panacea a los problemas de los chilenos; sino que esa impresión la han generado quienes se oponen, para denunciar que no será así: «La nueva constitución no va a solucionar todos los problemas porque nada soluciona todos los problemas, que es una lista muy larga. Lo que la nueva Constitución necesita solucionar es un problema, y si no lo hace será un fracaso: la creciente deslegitimización de la política institucional. Esto no quiere decir que las cosas cambiarán en 180 grados de la noche a la mañana».

A su juicio, la primera función de una constitución es constituir un poder democrático eficaz; y la segunda, limitar ese poder: «La constitución actual fracasa porque pretendió desde el principio constituir un poder político ineficaz y eso ha derivado en una deslegitimación generalizada de la institucionalidad política, que cada vez tiene menos poder, y que hace necesaria una nueva Constitución para recuperar la idea de que la institucionalidad política representa al pueblo». Plantea que a pesar de que en los últimos 30 años ha habido muchas enmiendas al texto constitucional, la forma en que la Constitución configura la política no ha cambiado desde 1980.

Atria enfatiza que lo de hoja en blanco no quiere decir que la nueva constitución hará como si Chile no tuviera historia, sino que va a tomar de la tradición constitucional chilena y extranjera lo que considere adecuado.

Le gustaría que el país se moviera hacia una fórmula más parlamentarista, que asegure un gobierno con mayoría parlamentaria, en condiciones de llevar adelante su agenda y que se haga responsable del programa que promete: «En el presidencialismo que conocemos el Presidente siempre está en condiciones de lavarse las manos porque no tenía mayoría en el Congreso».

En esta en entrevista aborda también derechos sociales, descentralización y pueblos originarios y otros temas.