Roberto Zahler

05 de Agosto, 2020


Roberto Zahler tiene una postura distintiva entre los expresidentes del Banco Central respecto de la actual institucionalidad de dicho organismo de cara a la nueva Constitución: a su juicio hay varias cosas que pueden ser discutidas. De partida, menciona que en la mayor parte de los países la autonomía no está consagrada constitucionalmente y que los bancos centrales pueden comprar instrumentos emitidos por el gobierno en el mercado secundario, cosa que en Chile hasta hace poco no podía hacer. Plantea que esto último pudo tener en su momento una explicación histórica en las hiperinflaciones de inicios de 1970 o las tasas de dos dígitos que persistieron por más de 50 años, originadas en el financiamiento del fisco por la vía de la emisión, pero que Chile ya lleva 30 años con inflaciones de un dígito y el mundo en general tiene una inflación baja, así es que la realidad ha cambiado. Por lo mismo, es partidario de financiar directamente al fisco sólo en situaciones muy excepcionales, pero que tal vez podrían ser algo más amplias que las consideradas y agregar pandemias, por ejemplo.

 

«Me parece que un Banco Central autónomo e independiente es un buen diseño, pero hay varias cosas que se deben discutir como los objetivos, que hoy están acotados al control inflacionario y a la estabilidad financiera, pero en varios países los bancos centrales tienen otros. Si bien no pueden tener demasiados objetivos, me parece que es un aspecto que vale la pena analizar». Agrega que en muchas partes también se discute si la autonomía está referida a los instrumentos o a los objetivos: «Yo creo que los instrumentos tienen que ser autónomos, pero no es tan claro que el Banco Central sea la institución que tiene que fijar cuál es la tasa de inflación a la que debemos apuntar en Chile. Ese es un tema con un componente bastante político y no hay nada muy preciso en los números: si la meta es 3%, 2,5% o 4%».

Otro aspecto que estima valdría la pena discutir es la responsabilidad política del Banco Central: «Una cosa es que sea autónomo y otra cosa es que sea responsable de sus acciones. En la época en que yo estaba en el banco, en varios países si no cumplías con la meta de inflación en cierto período tenías que mandar una carta al ministro de Hacienda o a la Comisión de Hacienda del Senado, según la institucionalidad del caso, explicando por qué no lo lograste. En casos más extremos, les bajaban el sueldo a los consejeros si no lograban su objetivo, e incluso el presidente tenía que dejar el cargo. Aquí hemos tenido varios períodos en que por mucho tiempo la inflación ha estado sistemáticamente por debajo de la meta y nadie le ha preguntado mucho a los consejeros por qué no lo lograron. Y hay un costo económico serio: significa que en la práctica la tasa de interés fue más alta de lo que se necesitaba. La responsabilidad política no se ha ejercido y eso no es tanto un problema del Banco Central, sino del rol que juega la Comisión de Hacienda del Senado y el Senado mismo, que es la institución que podría pedirle más responsabilidad política en ese sentido».

Zahler resume este punto en que el Banco Central autónomo ha andado bastante bien, pero se podría aumentar su responsabilidad política, lo que hasta ahora no ha ocurrido no por responsabilidad de la institución ni de la ley, sino de la práctica debido a una autolimitación del Congreso para pedir responsabilidad no sólo del instituto emisor sino también de organismos como el Servicio de Impuestos Internos, las superintendencias y otros similares.

También critica el rol que ha jugado la actual Constitución en la economía producto de la minimización del Estado: «Los grados de libertad que hemos tenido para movernos dentro del diseño de estrategias económicas ha sido extraordinariamente pequeño. Yo creo que la Constitución tiene que ser lo más neutra posible para permitir que los proyectos que compiten en la arena política se puedan manifestar con libertad. Hay cosas fundamentales que se tiene n que garantizar, pero no un particular diseño de política macroeconómica».

Estos y otros temas aborda en la siguiente entrevista.