Hacia un nuevo contrato social: Haciendo frente a las tensiones distributivas en Europa y Asia Central"

05 de Octubre, 2021


Continuando con el ciclo sobre “Contrato Social”, en la segunda charla se presentó el libro “Towards a new social contract - Taking on distributional tensions in Europe and Central Asia” (Hacia un nuevo contrato social: Haciendo frente a las tensiones distributivas en Europa y Asia Central) de los autores Maurizio Bussolo, María E. Dávalos, Vito Peragine y Ramya Sundaram, que contiene temas de relevancia para nuestro debate en la nueva constitución.

La presentación del libro de Maurizio Bussolo, economista principal de la Oficina del Economista jefe para el sur de Asia, Banco Mundial fue comentada por Ximena Clark, directora ejecutiva de decanato Facultad de Economía y Negocios U. de Chile y exdirectora INE y por Rafael de Hoyos, economista principal del Departamento de Educación para América Latina, Banco Mundial.

El economista Maurizio Bussolo nos habla que el punto de partida del libro es la polarización observada en el mundo y un de las preguntas fundamentales es sobre las razones que están detrás y si se pueden vincular con la desigualdad. Parte reconociendo que "hay tendencias como la globalización y el cambio tecnológico - para Europa también el cambio demográfico y el envejecimiento - que han creado muchas oportunidades, pero también brechas en el tejido social". El estudio entonces presenta 4 contribuciones, para ver si esas fuerzas y la desigualdad que han generado afectan esa polarización y el contrato social. La primera contribución es que la "desigualdad vertical, las disparidades en el ingreso de todas las personas, no ha aumentado en Europa (y para muchos países latinoamericanos ha bajado), pero el tipo y la naturaleza de desigualdad ha cambiado...La desigualdad entre grupo (género, regiones, generaciones) sí se nota un aumento. Luego, el proceso con el cual se genera esa desigualdad se ha vuelto más injusto, pues depende de circunstancias que no dependen de los individuos (como el esfuerzo)".

La segunda contribución es que el Estado de Bienestar (en Europa) todavía funciona muy bien para la desigualdad vertical, pero no es tan efectivo para remediar ese nuevo tipo de desigualdad y eso se debe remediar. Estas primeras dos primeras contribuciones se pueden pensar como la "oferta de desigualdad", como "cuanto el mercado ofrece (de desigualdad), corregido para la política pública.  Las otras dos contribuciones son que:  "...hay también una demanda de equidad, aspiraciones, la gente quiere un cierto nivel de justicia social y de equidad y, ...también hay una brecha entre lo que medimos como desigualdades objetivas y lo que son las percepciones de las personas”, y también nos explica que el concepto de desigualdad ha cambiado, entonces la demanda es algo importante que debemos tener en cuenta. El último punto nos habla de cuáles son los principios que tenemos que aplicar si queremos rediseñar el contrato social: universalidad, seguridad, progresividad.

Por otro lado, la directora Ximena Clark nos explica que las contribuciones el libro están más presentes que nunca en nuestra discusión para la nueva constitución. En el tema de la desigualdad hay consenso que es uno de los problemas más graves que enfrentamos, y la importancia de tomar en cuenta esas nuevas desigualdades, por grupo.  Nos destaca que “nosotros en Chile somos un país que envejece aceleradamente, con lo cual estas tensiones intergeneracionales están más presentes que nunca, sobre todo que uno de los grandes desafíos que tenemos hoy en día, es como se redefine el de la protección social y puntualmente un sistema de pensiones, entonces ahí hay un nivel de tensión como no habíamos tenido antes que es parte también de esta discusión actual”. Destaca que el informe señala que no hay soluciones rápidas ni únicas, y que cada país debe buscar soluciones sostenibles en el tiempo. 

En cambio, Rafael de Hoyos centra sus comentarios en las cosas relativas al capital humano y su importancia en la discusión del contrato social, y con una mirada para Latinoamérica.  Estructura sus comentarios en tres grandes rubros: el primer punto es el cambio tecnológico y la automatización, y cómo está afectando el mercado laboral, aportando a las brechas salariales. El segundo punto es la desigualdad del aprendizaje, y se debe tomar en cuenta que uno de los determinantes de la desigualdad de ingresos futuro es la desigualdad de los aprendizajes presentes. Tercer y último mensaje es eficiencia versus equidad o ineficiencia debido a la inequidad, por eso nos señala que el “mensaje principal es que debemos de ser mucho más innovadores en el diseño de la política pública en América Latina y pensar en la política de crecimiento económico, la política de productividad, como el otro lado de la moneda de la política de inclusión, es decir, estas dos deben ir de la mano. No puede el ministerio de finanzas estar pensando en cómo estimular la economía sin tomar en cuenta al Ministerio de Educación, al Ministerio de Protección Social, al Ministerio de Salud porque estas dos cosas están íntimamente ligadas”.

La moderación estuvo a cargo de Guillermo Larraín, académico de la Facultad de Economía y Negocios U. de Chile. Codirector de LEXEN.

Te invitamos a revisar la presentación: