PROCESOS CONSTITUYENTES EN DEMOCRACIA: el caso de Sudáfrica

22 de Septiembre, 2020


Heinz Klug, expresidente del Comité Constitucional del Congreso Nacional Africano, enfatizó que «el valor del proceso constituyente es crear un acuerdo que incluya a todos para hacerlo legítimo». El profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Wisconsin e investigador senior honorario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo comentó que lo peor que se puede hacer es vetar las posiciones extremas, pero que estas pueden desistirse solas durante el proceso. Y que si bien tenían varios mecanismos para resolver empates, nunca se utilizaron porque los constituyentes no quisieron entregar la definición a otras instancias, ni arriesgarse a terminar con una Constitución que se aprobara con poco más de la mayoría: «Querían 86% de acuerdo, que fue el que lograron, porque eso aumentaba la legitimidad». «Es más importante es que la Asamblea Constituyente se ponga de acuerdo en una Constitución, que preocuparse demasiado por la coherencia del documento, porque eso se puede resolver a futuro con enmiendas o argumentos en la Corte Constitucional», aseveró.